Facturas de venta recurrentes

¿Tienes que mandar varias facturas con los mismos datos cada mes? ¿Tienes clientes que hacen los mismos pedidos regularmente? ¿Ofreces servicios o suscripciones para los que cada vez emites la misma factura?

Ahorra tiempo y reduce errores con las Facturas recurrentes; perfectas para facturar tanto servicios que prestas con asiduidad como productos que vendes constantemente.

Cuándo utilizar facturas de venta recurrentes

A continuación, presentamos algunos ejemplos habituales en los que suele utilizarse este tipo de factura:

  • Productos que se venden de forma regular, como cada mes o trimestre.
  • Servicios que se prestan con frecuencia, como los incluidos en contratos de limpieza semanales o en contratos de mantenimiento trimestrales. Por ejemplo:
    • servicios regulares de limpiacristales
    • servicios de limpieza doméstica o de oficinas
    • contratos de mantenimiento de electrodomésticos
    • servicios de formación o tutoría
  • Suscripciones para las que se emite la misma factura en cada período.
  • Trabajos cuya facturación abarca varios períodos (como 30, 60 o 90 días).

Cómo funcionan las facturas recurrentes

  • Configura una factura recurrente a modo de plantilla y añade los detalles como lo harías con una factura normal: cliente, fecha de vencimiento, dirección de la factura y del envío, producto o servicio, etc.
  • Decide con qué frecuencia quieres que se envíen y hasta cuándo. Podría ser a diario, un día sí y un día no, semanal o mensualmente, cada trimestre, etc. También puedes mantenerlas sin fecha de finalización.

  • Las facturas recurrentes se crean automáticamente en el día para el que se han programado. Si lo prefieres, puedes enviarlas directamente por correo electrónico a tus clientes en el momento.

Aspectos importantes

  • Las facturas recurrentes no se pueden utilizar para:
    • artículos en stock
    • divisas extranjeras
  • Las facturas recurrentes no se actualizan automáticamente después de modificar el registro de un producto o de un cliente porque es posible que no quieras aplicar estos cambios.
    Para actualizar datos como el precio o la descripción de un producto, edita la factura recurrente.

    Nota: Sin embargo, los cambios en la dirección de la factura siempre se transfieren a las facturas recurrentes.

  • Si no quieres generar una factura para un período determinado o si tienes que dejar de emitirlas durante un tiempo, tienes la opción de suspender temporalmente su envío. Puedes poner las facturas en pausa y reanudarlas cuando las necesites de nuevo.
  • Si realizas modificaciones globales que afecten a tus facturas recurrentes, como cambios en el tipo o régimen de IVA, su envío se suspenderá para que puedas revisarlas antes de generar la siguiente factura.

    En este caso, en la pestaña Factura recurrente, se mostrará Acción necesaria junto a la correspondiente factura recurrente.

    Consulta Cuándo las facturas recurrentes se marcan como "Acción necesaria".